Neuromoduladores – Tratamientos faciales

MEDICINA ESTÉTICA FACIAL

Neuromoduladores – Tratamientos faciales

Información sobre el tratamiento

La toxina botulínica (tipo A) se utiliza en Medicina Estética aprovechando la acción natural de esta proteína, la cual, es paralizar el músculo.

El mecanismo de acción es por bloqueo de la producción de acetilcolina en los terminales presinápticos.

El uso de este medicamento se inició en el año 1970 con indicaciones en las especialidades de neurología y oftalmología. Sin embargo, los primeros reportes de utilización en medicina estética datan de 1992.

Se sabe que el mecanismo productor de las arrugas en la cara es la contracción de la musculatura, por lo tanto si nosotros evitamos la contracción muscular, conseguiremos que no se lleguen a formar arrugas. Por ello, deducimos la primera condición de tratamiento y es que éste no será un tratamiento para la arruga (para el cual tenemos ya tratamientos de relleno) sino para el mecanismo de producción de la misma.

Neuromoduladores- Tratamientos faciales

Las indicaciones básicas de este tratamiento, en Medicina Estética, son:

  • Relajar los músculos que producen las arrugas
  • Tratar la hiperhidrosis axilar y palmar
  • Tratamiento del bruxismo y/o de la hipertrofia benigna del masetero

También hay indicaciones en neurología (distonías, tortícolis espasmódica, espasmos, etc.) y en oftalmología (estrabismos, etc.).

La aparición de los efectos se produce a los 3-4 días del tratamiento, tiempo necesario para que se produzca el agotamiento del neurotransmisor en los botones presinápticos.

La duración del efecto, de forma total, es de unas seis a doce semanas aproximadamente, se pueden ver resultados hasta los 2-3 meses y se recomienda  durante el primer año la repetición de las sesiones cada 4 meses ya que de esta forma se observa un aumento del tiempo de efecto en los sucesivos tratamientos.

El tratamiento del bruxismo y/o de la hipertrofia benigna del masetero es una patología tensional que mediante la inyección de los neuromoduladores permite un menor contracción del músculo masetero por lo cual la sobrecarga sobre la articulación temporo mandibular disminuye y el paciente descansa y duerme mejor, ademas de disminuir el efecto sobre los dientes del bruxismo. Al disminuir la contractilidad del músculo este pierde volumen y podemos ver como los pacientes tratados con neuromoduladores del bruxismo presentan un adelgazamiento de la zona adoptando una cara mas en forma de diamante.

Efectos secundarios

Se han descrito múltiples efectos secundarios, muchos de los cuales son de muy baja incidencia y en cualquier caso, de carácter leve:

  • No-aparición de efectos paralizantes.
  • Asimetría en el tratamiento.
  • Paresia transitoria de la musculatura próxima.
  • Disestesia regional transitoria.
  • Dolor en el momento del tratamiento.
  • Eritema en la zona de inyección.
  • Equímosis.

El protocolo de tratamiento sería

  1. Tratamiento inicial de las zonas previamente marcadas.
  2. Control a los 5-7 días para realizar retoque de asimetrías en caso necesario.
  3. Control a los 15-20 días para realizar algún tratamiento complementario si así se hubiese decidido.
  4. Nuevo tratamiento a los cuatro meses. Nunca antes, para evitar la aparición de anticuerpos antitoxina. Hay una población (5%) con Ac. permanentes.

Según nuestro criterio consideramos que es un tratamiento complementario de probada eficacia, con resultados espectaculares a corto plazo, sin riesgo, con una técnica que implica mínimas complicaciones y con un coste aceptable.

Neuromoduladores - antesNeuromoduladores - después
Neuromoduladores - antesNeuromoduladores - después